Humidificadores: La guía de compra más completa

Los humidificadores están de moda.

Cada vez son más los que compran uno de estos aparatos para su hogar, atraídos por sus múltiples beneficios.

En esta página encontrarás toda la información sobre ellos, con el fin de que puedas valorar por ti mismo si necesitas uno y decidas cuál es el mejor según tus necesidades.

¿Qué es y para qué sirve un humidificador?

Los humidificadores son dispositivos que se usan para elevar la humedad del ambiente, en los casos en los que el aire resulte demasiado seco.

Si pasamos mucho tiempo respirando aire seco, podemos sufrir diferentes problemas en las vías respiratorias, en la piel y los ojos. Es por ello que se recomienda que la humedad ambiental esté entre el 40% y el 60%.

La sequedad se suele sufrir especialmente en invierno. En esta época del año, sobre todo si usamos calefacción, es muy común que notemos que la piel y los labios se nos agrieta, y que sintamos la garganta reseca.

Pero un ambiente seco no solo puede afectar a nuestra salud. También lo pueden sufrir los muebles de madera, los libros y papeles, las obras de arte… Estos y otros muchos objetos estarán más propensos a combarse, agrietarse o volverse quebradizos si no cuentan con unas condiciones adecuadas.

Todos estos pueden ser síntomas propios de un aire seco, por lo que si te sientes identificado con alguno de ellos, puede ser una buena idea instalar uno de estos aparatos en el lugar de la casa en el que pases más tiempo o donde tengas tus pertenencias más preciadas.

¿Cómo funciona un humidificador?

El funcionamiento de los humidificadores es muy sencillo. Aunque existen tipos, cada uno con su propia tecnología, todos se basan en el mismo principio: expulsan vapor de agua para elevar la humedad de la estancia.

La forma de hacerlo es lo que varía según el tipo de humidificador.

Los de vapor caliente elevan la temperatura del agua del depósito hasta que esta se evapora y se expulsa al aire de la estancia.

Los de vapor frío, en cambio, usan un motor o ventilador para hacer pasar el aire por un filtro húmedo antes de salir al exterior.

Además, los humidificadores pueden incluir otras funcionalidades extra, como la eliminación de impurezas o la de servir como ambientador.

Tipos de humidificadores

Los humidificadores pueden clasificarse siguiendo diferentes criterios: su tecnología de funcionamiento, la temperatura del vapor que expulsan, si son fijos o portátiles…

Sin embargo, existen dos grandes grupos:

Humidificadores de vapor caliente o vaporizadores

Son los más baratos y no necesitan agua destilada, aunque cada vez se usan menos.

Su principal inconveniente es que alcanza temperaturas elevadas, por lo que pueden representar un peligro, especialmente si tenemos niños en casa.

Estos aparatos también aumentan la temperatura del ambiente, lo que puede resultar una ventaja o un inconveniente según cada caso.

Humidificadores fríos

Los humidificadores fríos son los más comunes. Pueden clasificarse,  a su vez, en tres tipos diferentes:

  • Evaporativos: Estos humidificadores absorben el aire de la habitación y con la ayuda de un ventilador lo empujan hacia un filtro de material poroso, que se mantiene húmedo gracias al agua del depósito. De esta forma, el aire se humedece antes de volver al exterior.
  • Ultrasónicos: Los humidificadores ultrasónicos cuentan con una membrana de metal o cerámica que vibra con una frecuencia ultrasónica. Como efecto de esta vibración, el agua del depósito se descompone en pequeñas gotas de agua, que son expulsadas gracias a un ventilador. Son muy silenciosos y no necesitan filtros de recambio.
  • De propulsión: Este tipo utiliza un disco giratorio que empuja el agua hacia un difusor, lo que hace que esta se descomponga en partículas microscópicas que quedan suspendidas en el aire. Son más ruidosos que otros humidificadores, y su difusor debe mantenerse siempre limpio para evitar la propagación de bacterias.

Cómo elegir el mejor humidificador

A continuación detallamos los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un humidificador.

Tamaño y potencia

El tamaño de un humidificador suele tener una relación directa con su potencia o capacidad de humidificación. Por lo tanto, el principal factor a considerar antes de elegir un modelo, es el tamaño de la habitación en la que instalaremos el aparato.

Cuanto mayor sea la estancia, más grande deberá ser el humidificador. Si compramos uno muy pequeño, el ambiente no se humedecerá lo suficiente, y no aprovecharemos los beneficios de estos dispositivos.

En el otro extremo, si colocamos un humidificador muy grande en una habitación pequeña, los niveles de humedad superarán los recomendables. Y eso puede tener consecuencias negativas para la salud, ya que pueden proliferar las bacterias, los ácaros y el moho.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es si queremos dejarlo en un lugar fijo o lo moveremos de un lugar a otro. Lógicamente, en el segundo caso es mejor contar con un humidificador ligero y fácil de transportar.

Capacidad del depósito

Este es otro punto importante, ya que determinará el tiempo que puede funcionar antes de tener que rellenarlo, así como el tamaño máximo de la habitación que queremos humedecer.

Capacidad y tamaño suelen ir asociados, por lo que normalmente, si elegimos un humidificador grande, su depósito también lo será.

No obstante, siempre es buena idea comprobar este dato.

Función de programación

Muchos humidificadores incorporan una función para programar el tiempo de funcionamiento y configurarlo para que se apague a una cierta hora.

Esto resulta muy útil, por ejemplo, para las noches, si no queremos tenerlo encendido hasta que nos levantemos.

Algunos modelos van un paso más allá y también permiten programar la hora de inicio de funcionamiento. De esta forma, podemos calcular cuándo llegaremos a casa aproximadamente, y hacer que se active un poco antes, para disfrutar de un aire sano en cuanto crucemos la puerta

Higrostato

El higrostato es un mecanismo capaz de detectar la humedad del ambiente y regularla de forma automática.

Los humidificadores más avanzados incorporan uno, y se apagan cuando la humedad alcanza un determinado nivel, que habremos establecido previamente.

Si optamos por uno que no disponga de esta útil función, siempre podemos comprar un higrostato independiente que muestre en cada momento el nivel de humedad, y apagar el humidificador de forma manual cuando lo creamos conveniente.

Facilidad de uso

El objetivo de tener un humidificador es conseguir que nuestra vida sea un poquito más cómoda. Así que no hay motivo para comprar un modelo que suponga muchas complicaciones.

Por ello, es recomendable que el modelo que elijamos tenga unos controles fáciles e intuitivos y que muestre claramente sus diferentes ajustes, así como el nivel de humedad, en caso de que cuente con esta función.

También es de agradecer que el depósito de agua sea fácil de extraer y rellenar.

Limpieza y mantenimiento

Mantener nuestro humidificador limpio es esencial para asegurar su correcto funcionamiento. Por lo tanto, un buen modelo debe facilitar esta tarea al máximo, así como proporcionar instrucciones claras sobre cómo llevarla a cabo.

Lo mismo podemos decir del cambio de filtros, en caso de que disponga de ellos: estos tienen que ser fáciles de reemplazar, y tener una buena disponibilidad en el mercado.

Nivel de ruido

Si elegimos un modelo ultrasónico, el ruido será apenas perceptible. Pero de lo contrario, tendremos que convivir con cierto ruido de operación, por lo que más nos vale que ese sea lo más bajo posible.

Esto es especialmente importante si lo vamos a usar mientras dormimos, aunque si es muy ruidoso también nos puede molestar durante el día.

Muchos fabricantes indican el nivel de ruido en las especificaciones del producto. Es aconsejable que esta cifra no supere los 35 dB, aproximadamente, aunque si queremos uno muy potente, lo normal es que sea más ruidoso.

Mejores humidificadores del mercado

Humidificador Medisana UHW 60065

Medisana UHW

Este humidificador ultrasónico es una de las mejores opciones que podemos encontrar hoy en día en el mercado para humedecer nuestras estancias.

Su tecnología se basa en una membrana que vibra a alta velocidad haciendo que el agua se pulverice y sea expulsada en forma de miles de diminutas partículas.

Cuenta con un depósito de 4,2 litros, por lo que puede estar funcionando más de 20 horas sin que tengamos que rellenarlo.

En todo caso, dispone de un sistema por el cual el dispositivo se apaga cuando se acaba el agua del tanque, por lo que en caso de que se nos olvide rellenarlo, no estará gastando energía de forma innecesaria.

Gracias a su regulador podemos graduar el nivel de humedad, lo que resulta muy útil para adaptarlo al tamaño de la habitación en la que lo instalemos.

VicTsing Humidificador Ultrasónico

VicTsing Humidificador Aromaterapia

Para los que quieran añadir un toque aromático a su estancia, además de conseguir un buen nivel de humedad, este modelo de VicTsing es una propuesta más que interesante.

Basta añadir unas gotas de aceites esenciales de nuestra elección y este humidificador ultrasónico también hará las funciones de ambientador.

También cuenta con un sistema de iluminación de 7 tonalidades distintas a elegir, por lo que podemos usarlo para crear un ambiente relajante y acogedor o bien más vistoso, según el lugar y el momento en el que lo usemos.

Otro aspecto que cabe destacar es su acabado, que imita a la madera, lo que lo convierte en una gran opción para estancias rústicas o con una decoración clásica.

La capacidad del difusor es de 300 ml, una cantidad suficiente para habitaciones de entre 25 y 30 metros cuadrados. Si lo quieres para una estancia más pequeña, también hay disponible una versión para unos 15 metros cuadrados.

Dispone de un temporizador con tres intervalos de tiempo: 1, 3 y 6 horas.

AIMIUVEI Humidificador con Control Remoto

Este humidificador ultrasónico se distingue de la mayoría de sus competidores por su sistema de control remoto, que hace que cambiar entre sus diferentes ajustes sea muy cómodo.

Pese a ser un modelo de tamaño más bien pequeño, cuenta con un depósito de 300 ml y una capacidad humidificadora de en torno a 30 ml por hora, por lo que puede ubicarse en habitaciones de hasta 30 metros cuadrados.

Admite el uso de aceites esenciales, si queremos perfumar también nuestro hogar, y puede iluminarse en 7 colores diferentes, consiguiendo un efecto realmente atractivo en el lugar en el que lo instalemos, y convirtiéndose en un elemento más de la decoración.

También es una opción para usarlo como humidificador para bebés, gracias a su funcionamiento silencioso y la tenue luz que desprende, que no interferirán en el sueño de los más pequeños.

El mando de control remoto tiene un alcance de 3 metros, y entre otros ajustes, tenemos la posibilidad de elegir entre una niebla débil o una más potente.

Humidificador TaoTronics

TaoTronics TT-AH002

TaoTronics es uno de los fabricantes más destacados dentro del sector de los humidificadores, y este es uno de sus modelos mejor vendidos.

Se trata de un purificador de aire frio y gran capacidad: 3,5 litros. Esto le otorga una autonomía de hasta 10 horas de funcionamiento antes de tener que rellenar el depósito.

Por medio de un dial regulador podemos elegir entre distintos niveles de niebla, dependiendo de si queremos una mayor potencia (hasta 300 ml/h) o si preferimos que emita vapor de forma más débil pero durante más tiempo.

Una luz roja nos avisará de que el depósito de agua se está agotando, lo que hace que no tengamos que estar pendientes del nivel de agua restante.

Al ser un humidificador de tipo ultrasónico, el nivel de ruido que produce es muy bajo, por lo que es apto para usarlo por la noche.

Otra de sus características más destacadas es su boquilla de doble salida y rotatoria. Gracias a ella, podemos ajustar la salida de vapor hacia cualquier dirección, e incluso hacia dos sentidos diferentes, sin tener que mover el dispositivo.

InnoBeta Fountain

Si lo que buscas es un producto de buena capacidad y múltiples opciones de ajuste, el InnoBeta Fountain puede ser tu humidificador.

Su depósito alcanza los 3 litros, y está indicado para habitaciones de hasta 50 metros cuadrados.

Entre los ajustes que tenemos a nuestra disposición, destacan sus tres niveles de salida niebla, la función de programación para cuatro intervalos de tiempo diferentes y la luz nocturna.

Estas configuraciones se pueden modificar mediante el sistema de control remoto incorporado, que tiene un alcance de 8 metros, o desde una pantalla táctil con indicadores LED incorporada en el propio aparato.

Junto con el humidificador se incluye un reloj termo-higrómetro, muy útil para controlar en todo momento la humedad y temperatura del ambiente.

Este modelo también admite el uso de aceites aromáticos, para lo que cuenta con una bandeja difusora en la parte superior.

En definitiva, se trata de un dispositivo premium que, sin embargo, no alcanza el precio de otras opciones similares.