Donde colocar un humidificador

Dónde colocar un humidificador: ¿cuál es el mejor sitio para ponerlo?

¿Te preguntas dónde colocar un humidificador? Entonces has llegado al lugar indicado: aquí te vamos a contar todo lo que necesitas saber para escoger el mejor lugar dónde poner este práctico aparato.

Colocar un humidificador: ¿Dónde hacerlo?

Lo cierto es que estos humificadores cuentan con la ventaja de ser portátiles, por lo que el hecho de colocarlos en el lugar idóneo es una tarea muy sencilla. Tan simple como moverlos.

La estancia donde vaya a estar es un factor determinante a la hora de saber dónde poner un humidificador.

Lo más aconsejable es que estén en un lugar estratégico donde no causen molestias. Nunca cerca de las personas. A continuación, vamos a ver la ubicación ideal para cada caso y algunos consejos.

En la habitación de un bebé

A la hora de escoger un lugar dónde colocar un humidificador para bebé, tienes que procurar que esté a una distancia prudencial de la cuna para evitar cualquier tipo de riesgo.

Lo más aconsejable es ventilar también la habitación con frecuencia, preferiblemente en los momentos en los que el bebé no se encuentre en ella.

También es buena idea hidratar las fosas nasales del bebé con un poco de suero fisiológico.

En el caso de que esté en una habitación con niños más mayores, procura que el humidificador no esté a su alcance. Así evitarás cualquier percance. Por supuesto, también debe estar lejos de sus camas.

En una habitación grande o con pocos muebles

Es posible que quieras poner el dispositivo en una estancia muy grande o con pocos muebles, como una sala de yoga.

Y por supuesto, también puede estar correctamente humidificada.

En ese caso, el humidificador puede ponerse en el centro, por lo menos a unos 50 centímetros del suelo.

Puedes apoyarlo en una silla o en un mueble para que esté a esa altura. Así el vapor no subirá del suelo, sino desde una altura más adecuada.

De ese modo mejorará la función del humidificador, dejando la habitación con un óptimo grado de humedad adecuadamente repartido.

En el baño

Tener un humidificador en el baño no es lo habitual, pues su principal función es la de que un lugar con un aire, digamos, seco recupere su humedad (y si hay un lugar con elementos húmedos, ese es el baño), pero hay casos en los que es necesario. Por ejemplo, si se trata de un baño de grandes dimensiones.

En el caso de poner un humidificador en esa parte de la casa, ponlo lejos del baño o de la ducha.

Si no, resultaría contraproducente, ya que se crearía un exceso de vapor que favorecería la aparición de hongos o moho. Asimismo, el baño deberá permanecer ventilado.

Consejos a la hora de poner un humidificador

  • Lo cierto es que muchos de humidificadores que pueden encontrarse actualmente en el mercado (especialmente los de gama media-alta) incorporan funciones que permiten graduar el vapor, así como la orientación y el tipo de difusión de este, por lo que el hecho de decidir dónde colocar un humificador indoor (o sea, en un interior) es mucho más flexible en este caso. Eso sí, es importante que no esté cerca de las personas.
  • Si se trata de un humificador que no tiene las funciones que hemos especificado en el punto anterior, lo mejor es que, para evitar problemas, lo coloques en el centro de la habitación, por ejemplo, sobre una mesa o mueble. Así la vaporización será gradual y uniforme, yendo por cada uno de los rincones de la habitación de la misma forma. Otra cosa que puedes hacer para que no haya problemas por exceso de humidificación, es abrir un poco la puerta de la estancia. Así evitarás que el vapor se condense, consiguiendo que el ambiente se mantenga en perfectas condiciones.
  • Como hemos dicho antes, el humificador siempre debe estar lejos de las personas. En el caso de que la habitación en la que vaya a estar el humificador sea pequeña, lo ideal es que el proceso de humificación empiece un tiempo antes de que nadie entre en ella.

Nunca en el suelo

Definitivamente, no es una buena idea que pongas tu humidificador en el suelo.

No es práctico, pues de esa forma necesitaría más tiempo, potencia y energía para funcionar adecuadamente. Y las desventajas de dejarlo en el suelo no acaban ahí: entre otras cosas, también puede producirse una condensación del vapor de agua.

No es ninguna tontería, pues puede llegar a perjudicar tanto a puertas y ventanas como a suelos de madera.

Cada uno de los fabricantes da instrucciones precisas al respecto, pero la altura mínima a la que es recomendable que esté es a unos 40 o 50 centímetros.

Esperamos que estos consejos para poner un humidificador en el mejor lugar posible te hayan sido útiles.

Aunque cuando lo compres el fabricante seguramente indicará instrucciones precisas sobre ese modelo en concreto, nunca está de más tener en cuenta ciertas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *