Humidificador frío o de calor para bebes: ¿Qué es mejor?

Humidificador frío o caliente para bebe

Si tienes un bebé en casa, es posible que estés pensando en comprar un humidificador para proporcionarle un aire más húmedo.

Pero con tantas opciones disponibles en el mercado, ¿cuál es mejor para los más pequeños, uno de vapor frío o caliente?

Al fin y al cabo, los dos sirven para el mismo propósito: elevar la humedad del ambiente.

Sin embargo, cada uno tiene sus pros y sus contras, que deben valorarse detenidamente, especialmente cuando hay niños en casa.

En este post vamos a tratar de responder a esa cuestión, que es una de las más comunes que se plantean los padres cuando van a elegir uno de estos aparatos.

Para empezar, vamos a ver cómo funcionan estos dos tipos de humidificadores:

Humidificador de vapor caliente

 

 

Humidificador de vapor caliente para bebé Vicks

Este tipo de humidificadores cuenta con un depósito en el que se calienta el agua hasta que empieza a evaporarse. Este vapor sale entonces por una boquilla y acaba en la atmósfera de la habitación, elevando su humedad.

Pero no solo aumenta la humedad. Al tratarse de vapor caliente, la temperatura de la habitación también se incrementará, aunque solo ligeramente. Esto puede ser muy agradable en invierno, aunque no tanto en verano.

Ventajas

  • La alta temperatura del agua ayuda a eliminar virus y bacterias.
  • Son más baratos.
  • Crean una atmósfera agradable cuando hace frío.

Inconvenientes

  • Pueden provocar quemaduras en los niños.
  • Consumen más energía.

Humidificador de vapor frío

A diferencia de los humidificadores de vapor caliente, este segundo tipo no usa calor para producir vapor.

En lugar de ello, recurren a otros sistemas para humedecer el aire. Los más comunes son dos:

  • Humidificadores ultrasónicos: disponen de una membrana de metal o cerámica que, al encender el aparato, vibra a gran velocidad. Con esta vibración, desintegran el agua del depósito en finísimas gotas que luego se lanzan al exterior.
  • Humidificadores evaporativos: hacen pasar el aire de la habitación por un filtro húmedo, antes de devolverlo a la atmósfera, ya impregnado con la humedad del filtro.

Podemos destacar los siguientes pros y contras de estos modelos:

Ventajas

  • No necesitan tanta energía para funcionar.
  • Son más seguros, ya que no usan calor.
  • Son muy silenciosos.

Inconvenientes

  • Son más caros
  • No eliminan los virus y bacterias, por lo que es mejor usar agua desmineralizada

Entonces, ¿es mejor un humidificador frío o de calor para los niños?

Como has comprobado, cada tipo tiene sus puntos positivos y negativos.

Sin embargo, tal y como señala este artículo de la Clínica Mayo, creemos que es más recomendable usar un humidificador de vapor frío para los más pequeños de la casa, ya que son más seguros.

Los que generan vapor caliente pueden resultar peligrosos si el niño entra en contacto con ellos por accidente, o si el dispositivo deja salir agua caliente.

Y el riesgo no solo existe para los bebés. Incluso los adultos pueden sufrir un accidente como consecuencia de un descuido.

Además, como se afirma desde la Clínica Mayo:

“En el momento en que el vapor de agua alcance las vías respiratorias inferiores de tu hijo, tendrá la misma temperatura, sin importar si al principio era cálido o frío”.

Eso sí, ten en cuenta que en este caso deberás usar agua purificada o destilada. De lo contrario cualquier impureza que haya en ella puede acabar en el aire de la habitación, y siendo respirada tanto por los pequeños como por los mayores.

Otro aspecto fundamental que debes cuidar es la limpieza del humidificador que finalmente compres. El director adjunto de la Sección de Pediatría General del Hospital Infantil de Boston, el doctor Henry Bernstein, lo resume así:

“Es mucho más importante mantener el humidificador que compres limpio, de forma que no propague gérmenes”.

Conclusión

Esperamos que este artículo te haya resultado útil a la hora de decidir qué humidificador comprar para tu bebé.

Con tantos modelos a nuestra disposición, puede ser complejo saber qué tipo es el mejor, pero los de vapor frío son en general una mejor opción, ya que eliminan el riesgo de quemaduras.

No obstante, en caso de duda lo mejor es que consultes con tu pediatra, ya que él sabrá guiarte mejor que nadie en la elección.

Y tú, ¿qué humidificador usas para tu bebé?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *