Humidificador y difusor

¿Humidificador o difusor? Te explicamos las diferencias y cuál es el mejor para ti

¿Quieres disfrutar de un aire más saludable en casa? ¿O quizás usar aceites esenciales para perfumar tu habitación?

En ese caso, es muy probable que te hayas planteado comprar un humidificador o un difusor de aromas. ¿Pero cuál de los dos aparatos es el más indicado para ti?

Mucha gente los confunde, y cree que simplemente son dos formas distintas de llamar a un mismo dispositivo.

Pero en realidad no es así.

Ambos tienen sus propias características y funciones, aunque también comparten algunos aspectos.

Si tu tampoco lo tienes claro, en este artículo aprenderás cuáles son las principales diferencias entre estos dos aparatos y en qué casos de conviene usar uno u otro.

3 diferencias entre los difusores de aromas y los humidificadores

Hay tres aspectos básicos en los que se diferencian los humidificadores y los difusores.

Son estos:

  • Tienen diferentes propósitos: los humidificadores sirven para elevar la humedad del ambiente para facilitar la respiración. Por su parte, los difusores dispersan aceites esenciales con el fin de perfumar una habitación o beneficiarnos de las propiedades de la aromaterapia.
  • Los humidificadores tienen un tanque de agua más grande: puesto que el principal objetivo de los humidificadores es conseguir una humedad más alta, usan más agua que los difusores. Por lo tanto, tienen depósitos mucho más grandes, ocupando más que en el caso de los difusores. Lo normal es que tengan una capacidad de entre 300 ml y 500 ml, aunque hay modelos que llegan a varios litros.
  • Algunos difusores no usan agua: existen algunos difusores que no necesitan agua para funcionar. Es el caso de los difusores nebulizadores, que solo esparce las partículas del aceite esencial por el aire. Por el contrario, todos los humidificadores necesitan agua para funcionar.

Ahora que conoces las principales diferencias entre ambos aparatos, vamos a ver con más detalle con qué consiste cada uno de ellos.

 

Difusor de aceites esenciales o humidificador.

Difusores

¿Qué son los difusores?

Los difusores son una de las mejores formas de hacer que tu hogar tenga un olor agradable. Y también son muy usados por los adeptos a la aromaterapia.

Básicamente, un difusor es un pequeño aparato que se conecta a la corriente eléctrica y que, mediante la acción de un motor, expulsa partículas aromáticas al aire.

Lo más frecuente es usarlo con aceites esenciales, que además de tener un gran poder aromatizador, tienen diversos beneficios para nuestra salud física y mental, como han sugerido varios estudios.

La mayoría de los difusores mezclan el aceite con agua antes de expulsarlo. De esta forma, se reduce la intensidad del aroma, que puede ser demasiado penetrante si los aceites esenciales se usan sin diluir.

Por eso, también pueden aumentar un poco la humedad del ambiente, aunque no tanto como en el caso de los humidificadores.

Ventajas de los difusores

  • Pueden usarse con aceites esenciales para aromaterapia.
  • Tienes una gran variedad de aceites para elegir, cada uno con sus propiedades.
  • Muchas fragancias tienen un alto poder relajante.
  • La humedad que expulsan facilita la respiración e hidrata la piel.

Desventajas de los difusores

  • No purifican el aire.
  • Puede ser algo complicado limpiarlos.
  • Su capacidad para humedecer el aire es limitada.
  • Algunos modelos son algo ruidosos.

Tipos de difusores

No todos los difusores son iguales. En el mercado puedes encontrar distintos tipos, dependiendo del sistema que usen para liberar las esencias.

  • Evaporativo: para usarlo, solo tienes que agregar unas gotas de aceites esenciales en el filtro del difusor. Entonces, un pequeño ventilador empuja el aire a través del filtro, haciendo que las partículas del aceite se dispersen en el ambiente.
  • Por calor: aplicando calor a un filtro impregnado de aceite, este se evapora, perfumando la estancia en la que se encuentre.
  • Nebulizador: usa un tubo en el que se añaden las gotas de aceite. Luego, mediante un efecto de succión, estas se dividen en pequeñas partículas que se lanzan al aire. Está considerado como uno de los modelos más afectivos.
  • Ultrasónico: puede considerarse como un híbrido entre humidificador y difusor.  El aceite se agrega al tanque de agua, permaneciendo en su superficie. Entonces, un disco de metal o cerámica comienza a vibrar a gran velocidad, haciendo que una fina niebla de agua ya aceite salga del aparato.

 

Humidificador difusor.

Humidificadores

¿Qué son los humidificadores?

Los humidificadores son dispositivos diseñados para mantener la humedad del aire.

Esto es necesario especialmente en climas cálidos, o en hogares en los que la calefacción está encendida durante mucho tiempo.

Estos aparatos consisten en un depósito de agua y un mecanismo que hace salir este líquido en forma de vapor o gotas minúsculas al aire, consiguiendo un ambiente más respirable.

La mayoría de los modelos tienen funcionalidades adicionales, como luces LED, regulador de intensidad, programador, apagado automático…

Algunos también son compatibles con el uso de aceites esenciales, por lo que pueden funcionar como humidificador y difusor.

Ventajas de los humidificadores

  • Reducen la sequedad del aire.
  • Son útiles frente a algunos problemas respiratorios.
  • Previenen la aparición de grietas en la piel y los labios, la tos seca y la irritación de garganta producida por la falta de humedad.
  • Un correcto nivel de humedad evita que los muebles se resquebrajen y el papel de la pared se reseque.
  • Pueden usarse con agua del grifo.
  • En algunos casos ayudan a reducir los ronquidos.

Desventajas de los humidificadores

  • El ruido que producen puede llegar a molestar.
  • Necesitan un mantenimiento y limpieza regular.
  • No están especialmente diseñados para usarse con aceites esenciales.
  • Los modelos de vapor caliente pueden resultar peligrosos si se dejan al alcance de los niños.

Tipos de humidificadores

  • De vapor caliente: usan un motor para calentar el agua del depósito. Luego, un ventilador ayuda al vapor a salir del dispositivo. Hay que usarlos con cuidado, ya que alcanzan una temperatura elevada.
  • De niebla o vapor frío: en lugar de vapor, expulsan una especie de niebla a temperatura ambiente. Son más seguros, ya que no necesitan calentar el agua.
  • Ultrasónico: al igual que los nebulizadores del mismo tipo, usan la vibración para romper el agua en minúsculas gotas que acaban en el ambiente de la habitación.
  • Industrial: son grandes aparatos capaces de humedecer espacios amplios, como una vivienda completa o una oficina. Algunos se instalan directamente en el conducto del aire acondicionado o la calefacción para distribuir la humedad por todas las habitaciones.

 

Entonces, ¿deberías elegir un humidificador o un difusor de aceites esenciales?

Como has podido comprobar a lo largo de este artículo, hay muchas cosas que debes tener en cuenta antes de hacer tu elección.

No obstante, la principal pregunta que tienes que hacerte es: ¿cuál es mi objetivo?

Si quieres beneficiarte de los efectos relajantes y terapéuticos de los aceites esenciales, lo tuyo es un difusor.

Si en cambio necesitas elevar la humedad del hogar, porque notas que el aire está muy seco, entonces deberías comprar un humidificador.

Y no olvides que también puedes hacerte con un modelo que tenga las dos funciones. Un difusor ultrasónico, por ejemplo, combina lo mejor de ambos dispositivos, por lo que puedes conseguir las ventajas de los dos con un solo aparato.

 

Referencias:

https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/estilo-vida/san005126wr.html

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/consumer-health/expert-answers/aromatherapy/faq-20058566

http://espanol.arthritis.org/espanol/tratamientos/terapias/terapias-alternativas-complementarias-aromaterapia/

https://www.medicalnewstoday.com/articles/10884

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *