Humidificadores para radiador: Todo lo que necesitas saber

Los humidificadores de radiador son una excelente opción para respirar un aire más saludable si tienes uno de estos sistemas de calefacción en casa.

En este artículo vamos a ver qué son estos sencillos aparatos, qué ventajas tienen y cuáles son los mejores que puedes encontrar en el mercado.

Qué son y para qué sirven los humidificadores para radiador

Humidificador para radiadores

Como seguramente ya sepas, un humidificador es un dispositivo que sirve para humedecer el aire de la estancia en la que está instalado.

A día de hoy existen muchos tipos diferentes, y cada uno de ellos usa un sistema distinto para conseguir este efecto.

Pero si tienes un radiador en casa o en la oficina, lo mejor es que optes por un humidificador para radiador. El funcionamiento de estos aparatos no puede ser más sencillo: disponen de un depósito de agua, y al calentarse, esta se evapora, aumentando el nivel de humedad del aire.

¿Pero qué ventajas tiene su uso? Eso es lo que vamos a ver en el siguiente apartado.

Ventajas de usar un humidificador radiador

Los beneficios de este tipo de humidificador son diversos. Estos son los más importantes:

  • Evitan la sequedad e irritación causadas por el aire seco: Usar radiadores en invierno supone una gran comodidad, pero también tiene sus efectos negativos. El aire se reseca, causando sequedad en los ojos, la piel y las mucosas, irritación y dolor de garganta, resfriados…
  • Aumentan la temperatura ambiente: Al evaporarse el agua, la temperatura del aire aumentará ligeramente, lo que resulta una gran ventaja en invierno. De esta forma, podemos graduar la calefacción en un nivel más bajo, ya que el humidificador aportará un extra de calidez.
  • Son muy baratos: Los humidificadores que funcionan de forma autónoma, como los humidificadores ultrasónicos, son considerablemente más caros, ya que incorporan un sofisticado mecanismo para evaporar el agua. En cambio, los de radiador son poco más que un depósito de agua, por lo que su precio es realmente bajo.
  • No gastan energía: Los humidificadores normales también funcionan conectándose a la red eléctrica, o mediante una batería. Pero los que funcionan con los radiadores no consumirás luz demás, ya que funcionan con la energía del propio radiador.
  • Pueden ser un elemento decorativo más: Hay modelos para todos los gustos, y algunos son realmente bonitos. Los hay con motivos de animales, de flores, geométricos… ¡Solo tienes que elegir el que mejor vaya contigo!

 

Cómo elegir el humidificador de radiador adecuado

Ahora que ya sabes qué son y cómo funcionan estos productos, vamos a ver en qué aspectos debes fijarte para hacer la elección perfecta.

Tipo de humidificador

Lo primero que debes decidir es el tipo de humidificador que quieres usar con tu radiador. Este dependerá de dónde vaya colocado:

  • Humidificadores para colgar del radiador: Estos modelos tienen una forma vertical normalmente, y cuentan con un gancho, clip o cuerda para sujetarlos al radiador, y quedan pegados a este. Su desventaja es que las sujeciones no son universales y, por lo tanto, no todos los modelos serán compatibles con tu radiador.
  • Humidificadores para colocar encima del radiador: A diferencia del tipo anterior, estos simplemente se colocan encima del aparato de calefacción. Por ello, suelen tener un formato más horizontal. No cuentan con ningún sistema de sujeción, por lo que hay que tener cuidado de no tirarlos por accidente.

Material

Este es otro aspecto fundamental a la hora de hacer tu compra. Los humidificadores pueden estar fabricados en diferentes materiales, cada uno con sus ventajas e inconvenientes.

Los más comunes son tres: plástico, cerámica y porcelana.

  • Plástico: Son los más baratos, pero también los que peor resisten las altas temperaturas. El aire puede impregnarse con cierto aroma de plástico, especialmente si se trata de modelos muy baratos. Y en los casos extremos, incluso pueden deformarse. Lo positivo es que no se romperán si se caen.
  • Cerámica: Este es el material más popular, y no sin razón, ya que es duro y soporta temperaturas muy altas sin que pierdan su forma. Además, no contamina el agua. Pero no todo es bueno: también son mucho más frágiles que los de plástico.
  • Porcelana: Son similares a los de cerámica, pero este material es más resistente y ligero. Los modelos fabricados con este material son los de mayor calidad, pero también los más caros.

Capacidad

No es lo mismo si piensas dejar el humidificador funcionando toda la noche que si solo lo vas a usar durante un par de horas.

Por eso, la capacidad del depósito de agua es importante: cuanto mayor sea, más tiempo podrá estar funcionando sin necesidad de rellenarlo.

En las especificaciones del producto vendrá indicada la capacidad, por lo que no dejes de buscar este dato. Pero, a modo de orientación, podemos decir que los modelos horizontales (los que se colocan sobre el radiador) suelen tener más capacidad que los que se cuelgan.

El rango más habitual es entre 200 ml y 500 ml.

Radiador de calefacción con dos humidificadores colgados.

Cómo utilizar un humidificador con tu radiador

Ahora que hemos visto todo lo que hay que tener en cuenta para elegir uno de estos productos, vamos a explicar cómo deben usarse. Aunque, como podrás comprobar, es realmente sencillo.

  • Coloca el humidificador en el radiador de la estancia que quieras humedecer. Dependiendo del tipo elegido, tendrás que sujetarlo con un clip o gancho, o simplemente ponerlo sobre el calefactor.
  • Rellena el depósito de agua. Puedes usar para ello una jarra o una botella. Sigue las instrucciones del fabricante para no pasarte ni quedarte corto. Y si es agua destilada, mejor que mejor.
  • Añade unas gotas de aceites esenciales. Este paso es opcional, pero muy recomendable si quieres aromatizar tu hogar. Puedes encontrar muchas fragancias diferentes; solo tienes que elegir tu preferida.
  • Vigila el nivel del agua y regula la calefacción. En este punto ya tendrás tu humidificador en funcionamiento. Ahora solo tienes que echarle un vistazo cada cierto tiempo y volver a rellenar el tanque cuando sea necesario. También es posible que quieras bajar un poco la temperatura del radiador, si notas que el ambiente está muy caldeado.

 

Precauciones al usar un humidificador

Por último, también queremos compartir algunos consejos y advertencias para hacer que esta experiencia sea todo lo beneficiosa y segura posible.

Toma nota:

  • Ten cuidado con las quemaduras: Si tienes que retirarlo o mover el aparato, apaga el radiador y espera a que se enfríe, o usa la protección adecuada (una manopla para el horno puede valer). Si tienes niños en casa, debes extremar las precauciones.
  • No lo dejes mucho tiempo con el depósito vacío: Si se acaba el agua, el humidificador puede alcanzar una temperatura muy alta, lo que puede producir que resulte dañado. Por lo tanto, lo más recomendable es estar atento y añadir más agua o retirarlo del radiador.
  • Límpialo bien de forma regular: La higiene es fundamental, ya que cualquier impureza que acumule puede acabar en el aire, afectando a la salubridad de nuestro hogar. Muchos fabricantes indican la frecuencia con la que debes limpiarlos, pero si no es tu caso, una vez a la semana puede ser una buena norma general. Tras limpiarlo, sécalo bien con un paño o papel.

 

Mejores humidificadores para radiador: Nuestro top 3

En este apartado vamos a recomendaros algunos de los mejores modelos que podéis encontrar en el mercado. ¡Seguro que con estas opciones no os equivocáis!

Rayen Humidificador de Cerámica

 

Rayen humiodificador radiador

Este modelo es el más vendido entre las opciones para radiador, y no nos extraña. Lo tiene prácticamente todo: es barato, elegante y de buena calidad.

Está fabricado en cerámica, por lo que resulta bastante resistente y conduce bien el calor para hacer evaporar el agua sin necesidad de poner la calefacción muy fuerte.

Colocarlo es muy fácil: solo hay que introducir el gancho que trae por su agujero posterior, y colgarlo del radiador por el otro extremo.

Su capacidad es de 200 ml, una cifra no muy elevada, pero que tampoco se queda corta si tenemos en cuenta sus dimensiones: 18,8 x 8,5 x 2,8 cm.

Este producto se vende en pack de 2 unidades. Podemos usar las dos en una estancia grande, para aumentar la capacidad de humidificación, o bien en dos habitaciones diferentes.

Su diseño es muy discreto y pasa desapercibido en cualquier entorno, y sus líneas suaves le dan un toque cálido muy agradable. Además, es muy delgado, por lo que apenas sobresale del radiador.

Nos gusta:

  • Material cerámico de buena calidad
  • Viene en un pack de dos unidades
  • Diseño clásico y agradable

No nos gusta:

  • El gancho puede quedarse algo corto en algunos radiadores
  • El depósito de agua no tiene mucha capacidad

Com-Four Pack de 3 Humidificadores Radiadores

Pack de 3 humidificadores para radiador Com-Four

Si buscas dar un toque más decorativo a tu radiador, al tiempo que consigues una atmósfera más respirable, estos humidificadores Com-Four merecen mucho la pena.

Vienen en un pack de 3 unidades, cada una de un color: blanco, gris y verde. Tienen una bonita forma que imita un cesto de mimbre con motivos de corazones. También están disponible en forma de caballitos de mar y con motivos de rombos, pero el de corazones es el que más nos gusta.

Sus dimensiones son de 17,5 x 8,2 x 3,7 cm, y tienen una capacidad mayor que el modelo de Rayen anterior: más de 400 ml.

El material cerámico es de buena calidad, lo que hace que sean muy resistentes, aunque no son los que mejor conducen el calor.

Los ganchos que vienen incluidos son los clásicos de alambre en forma de S, que resultan adecuados para la gran mayoría de los radiadores que pueden encontrarse en cualquier casa u oficina.

Nos gusta

  • Su diseño, con motivos de corazones
  • Buena capacidad
  • Vienen en pack de tres
  • Su material es resistente

No nos gusta

  • El alambre del gancho no es demasiado robusto
  • No tienen mucha capacidad de evaporación

 

Wenko 52608100 Familia de Gatos

Humidificador para radiador Wenko con motivos de gatos

Esta opción es perfecta para quienes prefieran un humidificador para colocarlo encima del radiador, y no colgado de él.

Como elemento decorativo, es uno de los modelos más bonitos que se pueden encontrar. ¡Más aun si te gustan los gatos! Y es que como motivos tiene tres de estos animalitos asomando la cabeza por la tapa.

Tiene una capacidad bastante buena, alrededor de 500 ml, y gracias a su disposición en horizontal, la superficie que entra en contacto con el radiador es mayor que los que se sujetan con un gancho. Por ello, tiene un poder de evaporación muy alto, algo que viene muy bien en habitaciones grandes o en ambientes muy secos.

Está fabricando en cerámica y sus superficies son de 22 x 15,5 x 8,5 centímetros, por lo que se trata de un recipiente bastante robusto.

Es recomendable usar agua desmineralizada, ya que, de lo contrario, las figuras de los gatos pueden amarillear con el tiempo.

 

Nos gusta

  • Grande y con buena capacidad
  • Sus figuras de gatos son una monada
  • Evapora el agua muy bien

 

No nos gusta

  • No apto para radiadores muy pequeños
  • Hay opciones más económicas

 

Elige ya tu humidificador para radiador y empieza a disfrutar de un aire más saludable

Como ves, si tienes radiadores en casa, no hay motivos para no hacerte ya con uno de estos humidificadores.

Respirar un aire muy seco y mantener la calefacción encendida mucho tiempo puede tener efectos negativos sobre tu salud y tu piel. Pero con la ayuda de estos aparatos, puedes hacer que el aire de tu hogar u oficina sea más húmedo y agradable de respirar.

Son baratos, fáciles de usar y, muchos de ellos, también bonitos. ¿Por qué no darles una oportunidad?